DOS SITIOS PARA CELEBRAR “DIA DE MUERTOS” EN MEXICO

By  |  1 Comment

TRADICIÓN Y FOLCLOR MEXICANO .- Vive el Día de Muertos en Pátzcuaro, Michoacán, catalogado como el centro ceremonial más importante de los purépechas o sumérgete de lleno en la Zona Huasteca (San Luis Potosí y Veracruz), una colorida manifestación de danza y música durante el Xantolo, la fiesta tradicional de los muertos.

La festividad de Día de Muertos es una celebración que representa una tradición mexicana desde la época prehispánica. Es catalogada como “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad” por la UNESCO desde 2003 debido a que es una manifestación artística, artesanal, cultural y gastronómica. Los días 1 y 2 de Noviembre se manifiestan rituales en monumentos históricos, cementerios locales  y sitios arqueológicos para recordar a los que ya no están con nosotros.  Algunas de las actividades como el altar de muertos, la danza de los viejitos y la velación a los muertos conllevan un séquito de ideologías que rinden culto a nuestros antepasados y fieles difuntos. A pesar de nuestro fuerte vínculo con la célebre fiesta de Noche de Brujas o Halloween aún se vive el “Día de Muertos” con gran entusiasmo en sitios como Michoacán y  San Luis Potosí.

MICHOACÁN:

El estado de Michoacán se le vincula con la historia ancestral y cultural del país. Además, es conocido internacionalmente como ícono mundial de la Celebración de la Noche de Muertos. Es en la ciudad de Pátzcuaro donde se llevan a cabo la celebraciones más representativas del Día de Muertos en México, pues antiguamente era el centro ceremonial más importante de los purépechas (nombre asignado a los indígenas que viven en esta región).

Durante el periodo de la festividad hay que visitar el cementerio de Tzintzuntzan, el cual es considerado una visita obligada para apreciar un paisaje multicolor único en México. Aquí se podrán ver manifestaciones de ofrendas con flores de cempasúchil, máscaras de azúcar, pan de muerto, muestras gastronómicas, entre otros. Desde tempranas horas las marchantas incitan a los locales a comprar flores para decorar las tumbas de sus difuntos antes de media noche y llevar a cabo el ritual de velación.

Cementerio de Janitzio

Cementerio de Janitzio

Un sitio interesante muy cerca de aquí es la región del Lago de Pátzcuaro. Hay que ir del 31 de Octubre al 2 de Noviembre que es cuando se aprecia mejor las manifestaciones de la festividad del Día de Muertos.

Durante la noche los locales toman una valsa para llegar hasta Janitzio, la isla más famosa del lago. El recorrido acuático toma 20 minutos hasta llegar al muelle. Los pequeños barcos – acompañados de música en todo momento –  parecen surcar en aguas de inframundo con el fin de iniciar el ritual de velación rumbo al cementerio. Es una procesión con cirios y cánticos que imploran el descanso eterno de los ausentes y la felicidad de quienes permanecen con vida. Se dice que “una vez se enciende una vela, le sigue otra” hasta que todas las luces parecen suspenderse sobre la manta oscura de la noche logrando iluminar el camino de los espíritus que vienen del más allá a visitar a sus seres queridos.

TIP: Se recomienda visitar Janitzio a tempranas horas, pues además de ser una atracción nocturna durante la festividad, el sitio es maravilloso a todas horas. El recorrido consta de una placentera caminata hasta la parte más alta en donde se encuentra la escultura de José Morelos de Pavón, nativo de Michoacán y héroe de la Independencia.  Las vistas desde la cima son privilegiadas, siempre y cuando no haya bruma.

SAN LUIS POTOSÍ | VERACRUZ:

El Xantolo es considerado una de las tradiciones mexicanas más coloridas y populares durante la festividad del “Día de Muertos”. Es la fiesta tradicional de la Zona Huasteca, que abarca la región al sureste del estado de San Luis Potosí y parte norte de Veracruz. Xantolo es un vocablo náhuatl y quiere decir xanto (canto) y olo (abundancia). Es un espacio sagrado para tener convivencia armónica entre el hombre y la naturaleza, los antepasados y los dioses.

Bajada de las mascaras

Bajada de las mascaras

Los preparativos comienzan unos días antes para iniciar una serie de rituales y manifestaciones culturales importantes. En este caso, los altares son un elemento principal durante la festividad. Cada año se adornan de diferente manera para rendir culto a las deidades prehispánicas y a los seres difuntos. Platillos regionales, pan de muerto, papel maché, flores, calaveras de azúcar y velas son algunos de los adornos más populares. Asimismo, esta festividad se celebra con cánticos, danzas y mojigangas, representaciones teatrales con música y baile.  Las danzas más destacadas son: La Bajada de las Máscaras, La Danza de los Viejitos y La Danza del Xantolo.

Los “viejos” son un elemento importante en La Danza de los Viejitos.  Simbolizan la materialización de las almas de los muertos, pues se dice que las almas  vienen a bailar y a disfrutar de la comida que se les ofrenda. No obstante, detrás viene la muerte siguiendo a las almas para llevarlos de regreso. Esto ocasiona que las almas puedan esconderse en los cuerpos de los vivos. Para que esto no suceda, las personas portan máscaras para que la muerte no los reconozca.  Los hombres visten con coloridas máscaras talladas en madera, atuendo huasteco y un paliacate para cubrir la cabeza y el cuello. Una manifestación de mucho folclor en la Zona Huasteca.

TIP:  Para quienes gusten visitar San Luis Potosí durante estas fechas célebres, hay que ir a Chapulhuacanito, Tamazunchale. En Veracruz se vive mejor la experiencia en Tempoal, donde se conservan mejor sus raíces y tradiciones.

______________________________________________________

Daniela Doig. Fundadora, editor general y principal redactor de Viaje Agridulce.

1 Comment

  1. Gonzalo Ramos Aranda

    2 noviembre, 2015 at 7:23 am

    NOCHE DE MUERTOS EN JANITZIO

    “Nunca fenezcan las tradiciones, . . jamás sucumban nuestras pasiones”

    Pátzcuaro, bella región lacustre,
    Michoacán mira tu lago ilustre,
    México entero ve tu lucero,
    brindas al mundo calor sincero.

    En tus riberas celebraciones,
    seres que afrontan tribulaciones,
    traigo poesía que habla a tus muertos,
    que Dios nos salve de esos entuertos.

    Señora Muerte, prenda su mecha,
    suelo purépecha, Usted acecha,
    Señora muerte, oiga esta endecha,
    línea de vida se encuentra estrecha:

    Reunión Janitzio con ultratumba,
    por sentimiento, agua retumba,
    almas en tránsito, otro camino,
    bogan tranquilas rumbo al destino.

    Muchos trayectos, lanchas, canoas,
    como presagio de ardientes horas,
    olas henchidas, vueltas carrozas,
    flamea el cortejo de mariposas.

    Muy alumbrado se ve el sendero,
    parece cinta, listón brasero,
    es como un cuento de fantasía,
    es como fiesta de la agonía.

    Tan respetada mortalidad,
    presta regresa del más allá,
    mostrando siempre tal seriedad,
    que al más osado resignará.

    Cita evidente que dan los muertos,
    de esencia ausentes, pues yacen yertos,
    tañer doliente de una campana
    que, a la penumbra, hace su hermana.

    Los días primero y dos de noviembre,
    se guarda pena a lo que se pierde,
    falta existencia, no impera vida,
    más bien carencia, el duelo anida.

    Ambiente es reino de la tristeza,
    más en el trance surge entereza,
    breves momentos, vena discreta,
    en tal sentido doble faceta.

    Las tradiciones, usos, costumbres,
    añejas formas de muchedumbres,
    llegan intensas al cementerio,
    como la magia, como un misterio.

    Ceremonioso, se inicia el rito,
    mustio suspiro, mortal, marchito,
    folklor nocturno, sombrío bosquejo,
    se escucha llanto, canto reflejo.

    Es voz tarasca, ese lamento,
    que cura entrañas de sufrimiento,
    sonidos, notas, son armoniosos,
    mieles arpegios van cadenciosos.

    Mujeres buenas cruzan las sendas,
    al panteón llevan cientos de ofrendas,
    viandas con panes, dulces y frutos,
    rostros humanos encarnan lutos.

    Marchan silentes, su paso es lento,
    fieles guardianes de ese sustento,
    despliegan, prontas, finos manteles,
    las servilletas bordadas redes

    Toman asiento junto al difunto,
    a él se arriman, se le hincan . . . punto,
    cumplen formales el serio culto,
    su regocijo se esconde oculto.

    Sombríos sepulcros, se sahuma incienso,
    se hace presente responso intenso,
    el sacramento es ensalzado,
    voces solemnes, el “Alabado”:

    “ . . . morir antes que pecar,
    o antes que pecar morir, . . .”;
    esas lágrimas hay que secar,
    turba y agobia ese sufrir.

    Hombres que atentos lo observan todo,
    siguen la usanza con gran decoro,
    están presentes, tras de las rejas,
    respetan, honran, creencias viejas.

    Animecha Kejtzitakua,
    es la ofrenda a los muertos,
    Animecha Kejtzitakua,
    que se ofrece a cielo abierto.

    Gimen pesares los entes vivos,
    ante despojos definitivos,
    vagan sus sombras, negras siluetas
    que, oscurecidas, no quedan quietas.

    Todas las flores, de mil colores,
    conforman ramos encantadores,
    el cempasúchil, clavel de china,
    tono amarillo que amor germina.

    Brilla, en las tumbas, su resplandor,
    resguarda restos, glorias de honor;
    ¡se oyen plegarias, las oraciones!,
    rezo en silencio, imploraciones.

    Lucen altares las sepulturas,
    lo religioso remonta alturas,
    lápidas grises, blancas las cruces,
    rojos matices, las velas, luces.

    Ceras, pabilos, candelas, cirios,
    por los finados lloran delirios,
    ánimas velan la aciaga noche,
    también estrellas hacen derroche.

    ¡Santo Señor de estos cielos!,
    los fallecidos guardan anhelos,
    preserva Padre este homenaje,
    bendice, cuida, su etéreo viaje.

    La eterna guía: noble copal,
    humo oloroso, tersa señal,
    que purifica las energías,
    de isla, isleños, sus dinastías.

    Visitantes indiscretos,
    comportarse con mesura,
    hay que respetar secretos,
    del ceremonial de altura.

    Que anochecer, lo agradezco,
    gran distinción de la UNESCO,
    ¡al considerar obra maestra,
    a esta festividad tan nuestra!

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Isla de Janitzio, Michoacán, México, 02 de noviembre . . .
    Reg. INDAUTOR No. 03-2012-030612580800-14

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *