MERIDA: TERRITORIO DE HENEQUÉN

By  |  0 Comments

Cuando se piensa en la Península de Yucatán, inmediatamente llega a la mente el mar Caribe y Cancún. Sin querer, dejamos a la expectativa los muchos otros lugares que hay explorar aquí. Uno de estos sitios es Mérida, que sin lugar a dudas es el secreto mejor guardado de Yucatán; un oasis destinado al descanso y la aventura.

Yucatán es territorio del henequén, una especie de agave que se encuentra en toda la región.  Su cultivo le dio gran riqueza a Mérida, convirtiéndola en una de las ciudades más prósperas de México a finales del siglo XIX. Actualmente, Mérida aún cuenta esta historia a través de sus edificios y monumentos que permanecen vivos en Paseo Montejo. Una época de gloria que se respira en el Centro Histórico y sus múltiples haciendas que se encuentran a las afueras.

Henequén en Hacienda Sotuta de Peón

Asimismo, con otro propósito menos mundano, podemos encontrar ceibas por doquier. Las ceibas son árboles muy hermosos, grandes y robustos, con espinas en su tronco y raíces tabulares. En Mérida las ceibas son muy notorias. Las encuentra uno en la mayoría de las plazas principales, parques y bases arqueológicas, pues los mayas las consideran deidades de la naturaleza y portales que conectan la tierra con el inframundo y otros planos del universo.

Para conocer Mérida hay que desplazarse. Los recorridos y actividades en Mérida son muy variados dentro y fuera de la ciudad. Por esta razón se requiere tiempo para trasladarse de un lado a otro, ya sea para adentrarse a los manglares y divisar los flamencos en un mar rosado; aventurarse a los cenotes y ríos subterráneos o simplemente para viajar a través del tiempo y conocer la historia maya que aún permanece viva en sus yacimientos arqueológicos.

Mérida es de trato alegre. Te abraza y te apapacha de inmediato. La única tarea es dejarse querer por su gente, seguir la jarana y probar de todo.


PASEO DE MONTEJO

Para salir a conocer la ciudad se aconseja llevar sombrero y ropa holgada; llevar repelete de mosquitos y mantenerse hidratado. El único desafío es conocerla en temporada de verano pues el arrogante sol y la despiadada humedad cansan de inmediato.

Conocer Paseo de Montejo es transpórtanos a otro siglo y ser testigos de la riqueza de la época del henequén, el ‘oro verde’. Es una icónica avenida con casonas de estilo francés y monumentos estilo art deco. Muchas de las construcciones – ahora bancos y museos – imponen a simple vista, que representan la magia y esplendor de la Ciudad Blanca en tiempos antes de la Revolución.

Los museos en Paseo de Montejo son verdaderas joyas arquitectónicas que hay que divisar por fuera y visitar por dentro. Tal es el caso del Palacio Cantón, actualmente el Museo Regional de Antropología de Yucatán, que resguarda una importante colección de la cultura maya yucateca, así como también la exhibición de exposiciones temporales afines. De igual modo, Quinta Montes Molina es un ejemplo vivo de la época del Porfiriato. Una casa neoclásica que exhibe muebles antiguos, candiles de Baccarat y adornos muy peculiares que muestran la historia de sus antiguos dueños.

Palacio Cantón

Siguiendo por Paseo Montejo se llega a Casa T’Ho, el espacio comercial más hot destinado a propuestas de arte, moda y gastronomía. Sí buscas una guayabera fina – la prenda insignia de la región – la marca Yucabanas cuenta con un establecimiento aquí con diseños sofisticados en lino. ¡Nos encantó visitar este lugar!

Casa T’Ho

Para refrescarse un poco y dejar el tiempo que pase, Dulcería y Sorbetería Colón cuenta con una sucursal en esta misma avenida. Colón son los helados más emblemáticos de la región desde 1907. Exóticos sabores como mamey, nance, lichee, pistache y sabores clásicos como vainilla, fresa y chocolate los encuentra uno aquí. Quizá el postre más destacado son las champolas, un postre elaborado con sorbete de tu elección y leche, algo parecido a una malteada. Vale la pena sentarse un momento y disfrutar del ambiente que se vive alrededor.

+ CENTRO HISTORICO

Llegar al Centro Histórico es imponente. Desde lejos La Catedral se eleva hasta el cielo, un monumento dedicado a San Ildefonso, la más antigua de México. Lugar donde Juan Pablo II visitó, se hincó y oró por el Pueblo de Mexico en 1993.

En la Plaza Principal podemos observar Casa Montejo, el museo de sitio por Banco Nacional de México. Este bello edificio fue la residencia de Francisco de Montejo, conquistador de Yucatán y fundador de Mérida en 1526. A simple vista, su bella fachada y las cariátides que adornan las ventanas exteriores, te invitan a pasar y conocer la historia detrás de sus muros.

Casa Montejo

Para conocer un poco más de los alrededores del centro se aconseja tomar el Turibus, con una duración de 1 hora y media. Dependiendo del clima se aconseja tomar el autobús techado, con aire acondicionado, pues se disfruta mucho más y no se resiente el ventarrón caliente y la humedad.

En el centro La Chaya Maya es parada obligada. Comer aquí es una delicia. Vale la pena por su cochinita pibil, sopa de lima, relleno negro, papadzules, panuchos y dulce de papaya. Por ser un sitio turístico, el restaurante siempre tiene música y ambiente.

Después de una larga caminata por el centro llegamos a Coqui Coqui, justo en la Calle 55 entre la 62 y la 64. Coqui Coqui es un nuevo concepto de hotel boutique que cuenta con una perfumería de marca propia, un espacio de ropa high-end  y un bar especializado en tés orgánicos. Vale la pena permanecer un tiempo aquí. El sitio emula un vergel secreto con enredaderas y flores exóticas, un ambiente completamente distinto a todo lo que se ve en Mérida.

Coqui Coqui Perfumeria

+ HACIENDAS

En Mérida explorar es una delicia. Su historia nos hace visitar las antiguas haciendas de henequén que fueron prósperas en tiempos del ‘oro verde’, nombre que recibió el agave de la región durante el siglo XIX, debido a la gran derrama económica que generó su industria. Con el sisal se producían hilos y tejidos de fibra natural que se exportaban a países como Estado Unidos, Cuba y Brasil. Desafortunadamente, con la aparición del plástico y otros productos sintéticos, el oro verde pasó a un segundo plano. Luego le siguió la Rerforma Agraria y las grandes haciendas fueron divididas en ejidos.

Es impresidible que quien visita la ciudad por primera vez tome el recorrido de las Haciendas de Mérida, con el fin de conocer a profundidad lo que fue esta época de oro. Hacienda Xcanatún, Hacienda Sotuta de Molina, Hacienda San Ildefonso Teya y Hacienda Temozón son algunas de las más importantes.

La Hacienda Xcanatún es un hotel de lujo ubicado a 15 minutos de la ciudad. Dispone de 18 habitaciones, spa y jacuzzis al aire libre. Su restaurante es visitado frecuentemente por locales y ofrece un desayuno a la carta muy amplio con especialidades locales como huevos motuleños, chilaquiles con cochinita pibil, entre otros. 

A las afueras de Mérida se encuentra Hacienda Temozón. Un hotel de categoría superior con amplias explanadas de jardines, una alberca larga y angosta que engalana el andén principal y un spa que ofrece servicios terapéuticos mayas, con actividades holísticos en su propio cenote. Es un hotel digno de reyes, ideal para celebrar una boda o un evento especial.

Hacienda Temozón

Para vivir una experiencia más real hay que visitar Hacienda Sotuta de Peón ubicada en la localidad de Tecoh. Aquí los visitantes pueden tomar un tour alrededor de la hacienda acompañados de un guía local. El recorrido comprende de un paseo sobre rieles, una corta visita a una Casa Maya y la oportunidad de ver la maquinaria antigua que ha sido rescatada de los estragos del tiempo.

Visitar Hacienda San Idelfonso Teya es una experiencia surreal. Fundada en 1683 como una hacienda agrícola y ganadera, la hacienda llegó a convertirse en una de las más importantes de la industria henequenera de Yucatán. Hoy en dia se le reconoce por su restaurante de comida yucateca; además, el edificio es muy solicito para reuniones y eventos sociales, pues cuenta con tres salones climatizados y hermosos jardines.


GUIA + MÉRIDA 

Hotel.

• Rosas & Xocolate

• Hacienda Xcanatún

• Coqui Coqui

Restaurantes

• Néctar

• Oliva Enoteca

• Rosas & Xocolate

• Hacienda Xcanatún

• La Tradición

Ten ten pie

• Dulcería y Sorbetería Colón

• Xi’Xocolate

• Coqui Coqui Tea Bar

Compras

• Casa T’Ho

• L’Epicerie Boutique by Coqui Coqui

• Amor Cielo

 

© Daniela Doig 2018

 

Daniela Doig. Fundadora, editor general y principal redactor de Viaje Agridulce.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *